Mujeres en la ciencia: obstáculos y éxitos

Hay muchas mujeres, que han aportado a la ciencia y son desconocidas para la sociedad. En diversos artículos vamos a destacar algunas de ellas, para que salgan del cajón del olvido.

Nacida en 1880 en Escocia, hija de una madre defensora de los derechos de las mujeres y un padre que exponía teorías que contradecía afirmaciones bíblicas, Marie Stopes fue una pionera de su época.

Primera mujer en el país en obtener un título universitario, que estudió diversas especialidades como botánica, paleobotánica, biólogía, escritura o sexología, marcó un antes y un después en la forma de pensar de la sociedad.

A sus 35 años, noviazgos y un matrimonio incompleto de por medio ella seguía siendo virgen, por lo que decidió saber más sobre el sexo. La Biblioteca del Museo Británico fue el lugar elegido para sacarse todas las dudas.

Le fue difícil conseguir libros sobre el tema ya que eran de acceso restringido.
Pero gracias a los que pudo conseguir, sus conocimientos le permitieron tener una nueva perspectiva sobre las relaciones humanas tomando la decisión de divorciarse y anular el matrimonio.

Dejó de lado la poesía y obras de teatro, para adentrarse más al tema del sexo.

Su libro «Amor Conyugal» lo escribió con una agudizante franqueza y utilizando términos como «orgasmo» o «eyaculación». Esto le permitió darse cuenta de que tanto los hombres como las mujeres experimentaban deseos sexuales.

Fue muy difícil encontrar una Editorial que quisiera publicar su libro, por hacer referencias «obsenas» en ese tiempo. Pero cuando fue publicado en 1918, vendió más de un millón de libros.

El libro representó un manual tanto para hombres como mujeres donde se les explicaba cómo eran las relaciones sexuales, lo que implicaba y las consecuencias que tenía. Al hablar de consecuencias, se refería a embarazos no deseados, un tema que preocupaba a las mujeres.

Aconsejar a las mujeres a mantener relaciones sexuales en búsqueda de placer era demasiado. Esto generó opiniones divididas sobre su persona.

Alabada y criticada por una sociedad que promovía las familias numerosas, la Iglesia estaba en contra de la anticoncepción y los médicos exponían que no debía opinar de un tema que no era de su incumbencia. Pero eso no la detuvo.

A más de 100 años de su nacimiento, a ella le debemos la creación de la Clínica de las Madres para el Control de la Maternidad Constructiva y su incansable trabajo en pos de la igualdad de los sexos.

Imagen diseñada por Estrella Pintos López, con otra en su interior obtenida de internet.