La educación cambia el destino

El debate acerca de “cómo ser el mejor docente posible” se ha ampliado, debatido y, por qué no, más interesante ¿gracias? a las distintas estrategias nacionales y regionales para abordar la pandemia del COVID. Primer aprendizaje: ya no hay excusas para “sólo pensar la educación”. Segundo aprendizaje: los pedagogos necesitan dejar sus despachos y “bajar al territorio” para hacer la educación en contextos sociales vulnerables. Tercer aprendizaje: las políticas de aislamiento y cierre de las actividades educativas presenciales desnudó las falencias de infraestructura de conectividd, acceso a dispositivos adecuados parra la educación virtual.

También continuó otro debate, un poco en voz baja sobre cómo debe ser un docente. Muchas veces, en un objeto ajeno a nuestro quehacer, son disparadores de reflexión.

Comparto este capítulo de una serie de animé Ansatsu Kyoshitsu – KoroSensei, donde se enfrentan dos arquetípicos para medir la excelencia educativa: por la humillación o por la misericordia. Y recordando al chef Auguste Gusteau de la película “Ratatouille”: “Cualquiera puede cocinar”:

https://youtu.be/rvi1b3MmwWM

Crédito de la imagen destacada: https://comerfit.com