El algoritmo me dejó afuera

Te cuento una breve historia.

 Junio de 2035.
 Un algoritmo decide no eres una persona idónea para el trabajo al que te postulaste por tu color de ojos.
 “Qué bobada, ¿por qué no?”, pensarás. Lo que no sabes es que 15 años atrás alguien con tu mismo color de ojos lo hizo muy mal en ese mismo trabajo, y se decidió entrenar al algoritmo para que rechazara a todos aquellos aspirantes con ese color específico.
 “¿Pero es injusto, qué tiene que ver mi color de ojos con que me acepten?”
 No lo sé,  María, pregúntale a quien entrenó a ese algoritmo.
 
 Esto que acabas de leer es algo que ya pasa en la actualidad.
 Porque hay algoritmos que se entrenan con más datos de unos segmentos de personas que de otros.

Y hay gente que se queda fuera de oportunidades hoy como tú te puedes quedar fuera el día de mañana.

¿Soluciones? Muchas. Por ejemplo, más mujeres en el mundo de la ciencia y la tecnología. Cada mujer puede hacer una gran diferencia. Comparte esta entrada a una mujer que conozca para animarla a dar el segundo paso de una nueva carrera. El primero, es que todos puedan acceder a la alfabetización digital.

Inspirado en un correo enviado por Platzi para animar a las mujeres a tomar cursos virtuales en su plataforma. Más allá de los aspectos de marketing, podemos acceder a cursos abiertos, gratuitos y en línea en forma gratuita. Lo importante es dar el primer paso.

Crédito de la imagen: Energía Personal en Instagram; https://www.instagram.com/p/CAYzbHKj40A/

Un comentario sobre la imagen: La carrera no siempre la ganan los más veloces, sino los que siguen corriendo.